Clipping de Relações Internacionais

La tortura, una práctica demasiado habitual

Posted in Memória - Hoje na História by Emilia C. de Paula on 26/06/2011

Varias esposas listas para ser usadas, en Guatánamo.| Efe

Esta misma semana se hacía pública en Bahrein la sentencia contra un grupo de activistas entre los que se encontraba Abdulhadi al Khawaja. El ex presidente del Centro de Derechos Humanos de este país era condenado a cadena perpetua por “conspirar para derrocar al Gobierno”.

 

Sin embargo, sus palabras sobre las torturas a las que fue sometido en prisión ni siquiera fueron tomadas en cuenta por el tribunal, pese a que en el juicio todavía eran visibles las marcas de la operación de cuatro horas a las que se tuvo que someter tras golpearse la cabeza contra el suelo cuando cuatro guardias intentaron violarlo.

 

Hoy, domingo, se conmemora el Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, y organizaciones de defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional quieren denunciar que en 2011 todavía hay numerosos países en los que los torturadores gozan de impunidad y los torturados son recluidos en cárceles sin las mínimas garantías.

 

Problemas en 98 países, entre ellos España

 

Esta organización constató el año pasado casos de tortura y malos tratos en más de 98 países, entre ellos España, que goza del dudoso honor de ser el único país de la Unión Europea con un régimen de incomunicación para personas sospechosas de actividades terroristas. Pese a la recomendación en mayo de 2010 de Naciones Unidas para abolir este régimen con restricciones tan severas para las personas detenidas, el Gobierno no tuvo en cuenta la sugerencia.

Si los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono sirvieron de pretexto a las autoridades norteamericanas para, en el marco de la llamada guerra contra el terror, cometer detenciones ilegales, desapariciones forzosas y torturas (con la complicidad de algunos países europeos en el programa de detenciones extraordinarias y detención secreta dirigido por la CIA); las manifestaciones pacíficas que han sacudido al norte de África y Oriente Próximo este año han servido de excusa a los regímenes de esos países para reprimir brutalmente a aquéllos que alzaban su voz para exigir reformas democráticas y un futuro en el que gozar de oportunidades.

 

Palizas, ‘electroshocks’, intentos de violación se han convertido en práctica habitual para silenciar a los manifestantes en las protestas de la llamada Primavera Árabe, según denuncia la organización de derechos humanos Human Right Watch (HRW).

 

“Entraron, dispararon al techo y pusieron todo patas arriba. Destrozaron los muebles y los versos del Corán enmarcados y colgados en las paredes y se llevaron mi reloj, mi teléfono móvil y mi dinero. Comenzaron a pegarme y dos de mis hijos pequeños sintieron tanto miedo que se hicieron pis encima. Mientras, entraban en otras casas de nuestra calle. Me vendaron los ojos, me esposaron y me subieron a un autobús donde me golpearon durante todo el camino. Me di cuenta de que había muchos otros detenidos allí”, explicaba el sirio Ali tras ser detenido por las fuerzas del régimen de Bashar Asad.

 

Las mujeres, sin duda, han sido el eslabón más vulnerable en la cadena de represión desatada por las autoridades en países como Túnez, Egipto, Siria, Yemen, Libia o Bahrein.

 

En su informe ‘La tortura como receta. De la lucha antiterrorista a la represión de la primavera árabe’, Amnistía Internacional asegura que en Egipto al menos 18 mujeres, entre ellas Salwa Hosseini, de 20 años, fueron torturadas tras ser detenidas durante las manifestaciones en la plaza de Tahrir el pasado mes de febrero.

 

Sufrieron golpes, les aplicaron descargas eléctricas y fueron sometidas a registros corporales desnudas mientras soldados las fotografiaban y les hacían pruebas de virginidad, amparándose en la impunidad que les otorgaba la Ley de Excepción.

 

Contra la impunidad

 

Una impunidad que la ONU confía en que se extinga. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, se mostró convencida este viernes de que todos los torturadores serán llevados ante los tribunales “tarde o temprano” y recordó que “ningún estado de emergencia, ningún conflicto, ni ninguna lucha contra el terrorismo son una excusa para el recurso a la tortura”.

 

Una opinión compartida por organizaciones como Amnistía Internacional que aseguran que “la tortura no está justificada en ningún caso y que no todo vale contra el terrorismo y en pro de la seguridad nacional”.

 

Sin embargo, son muchos los países que parecen olvidar el compromiso que asumieron tras la II Guerra Mundial cuando acordaron que bajo ninguna circunstancia, ni siquiera en una guerra o una situación de emergencia, estaba justificado el uso de la tortura u otros malos tratos.

 

Pese a que en diciembre de 1984 Naciones Unidas adoptó la Convención contra la Tortura y ha sido ratificada por 147 estados, el terror continúa gozando de carta libre en algunos estados con total impunidad.

Disponível em:

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/25/internacional/1309009702.html

Comentários desativados em La tortura, una práctica demasiado habitual

%d blogueiros gostam disto: