Clipping de Relações Internacionais

Irán y las seis potencias acuerdan reunirse de nuevo a finales de octubre

 

Genebra – El País – 01/10/09

Aunque comenzó con pocas expectativas, el encuentro entre Irán y las seis potencias en Ginebra ha terminado con buenas noticias. Los representantes del régimen iraní y los cinco miembros del Consejo de Seguridad más Alemania (G-6) han acordado reunirse nuevamente antes de finales de este mes, para proseguir con las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

El pesimismo inicial por lo distante de las posturas hacía prever que no habría un avance significativo. Pero el compromiso de la nueva cita en tan corto plazo da un tono de éxito a la reunión.

Tan es así, que el mismo jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, ha confirmado en una rueda de prensa posterior que Yalilí había prometido que Teherán permitirá las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica de su nueva planta nuclear pronto. “En unas pocas semanas”, ha asegurado.

“Esto es solo el comienzo y necesitaremos ver progresos, algunos pasos prácticos que hemos discutido hoy” sobre la nueva instalación de enriquecimiento de uranio que salió a la luz la semana pasada, y que despertó la preocupación de la comunidad internacional.

El encarrilamiento de las negociaciones se produce después de que el subsecretario de Estado William Burns, y el jefe de negociaciones nucleares iraní, Said Yalilí, mantuviesen hoy una “conversación bilateral significativa”, en el contacto de más alto nivel entre Estados Unidos e Irán en tres décadas. EE UU rompió relaciones diplomáticas con Irán a raíz de la toma de su embajada en Teherán tras la Revolución Islámica de 1979.

Robert Wood, portavoz del Departamento de Estado ha informado que el encuentro privado -del que no ha trascendido su contenido-, se ha extendido durante 30 minutos, antes de que comenzaran las conversaciones entre Irán y el G-6 en la localidad de Genthod, a tres kilómetros de Ginebra.

La primera reunión en 14 meses

A las 10 de la mañana, Said Yalilí, el negociador nuclear iraní, y Javier Solana, el jefe de la diplomacia europea que representa a las seis grande potencias, han entrado en la villa donde, bajo estrictas medidas de seguridad, celebran su primera reunión en 14 meses. La revelación de que Teherán construye una nueva instalación atómica ha pesado sobre la cita.

“Es una situación difícil”, confiaba anoche una fuente diplomática europea. “Mi impresión es que tanto los americanos como los británicos están haciendo un gran esfuerzo para que se cree un clima favorable al diálogo”, añadía mientras Solana se reunía con los directores generales de los Seis.

“La primera parte de la reunión será un debate más general, hasta la una, y después de la comida, habrá una nueva sesión para las conclusiones”, explicó a EL PAÍS la portavoz de Solana, Cristina Gallach. Ni ella ni otros asesores descartan que en algún momento de la mañana los equipos se dividan en varios grupos para debatir asuntos concretos.

Partes distanciadas

La distancia que separa a las dos partes volvió a ponerse de relieve ayer cuando el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, declaró que las conversaciones de Ginebra constituyen “una oportunidad única para que EE UU y ciertos países europeos cambien su situación en el mundo y corrijan la forma en la que tratan con las otras naciones”. En lugar de encontrarse a la defensiva por haber sido pillado in fraganti, el régimen iraní pone la pelota en el tejado de quienes le piden cuentas. Es como si hablara un lenguaje distinto de todos los demás.

En los días precedentes, distintos portavoces ya habían dicho alto y claro que no venían a Ginebra a debatir su programa nuclear ni el enriquecimiento de uranio, que consideran un derecho soberano. Su propuesta, difundida a primeros de septiembre, se refería de forma general a la proliferación nuclear e incluía asuntos como la crisis financiera y la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU. Aun así, después de 14 meses sin sentarse a la misma mesa, el Grupo de los Seis estimó que había que dar una nueva oportunidad a la diplomacia.

Sin embargo, la entrada en escena de la planta secreta de Qom ha cambiado el marco. “Irán se ha colocado en el lado equivocado de la ley”, reconoció ayer el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed el Baradei, en una entrevista a CNN-India. “Debería habernos informado el día en que decidió construir la instalación y no lo ha hecho”, añadió. “Irán debe restaurar la confianza perdida sobre las intenciones pacíficas de su programa nuclear”, señaló, por su parte, un alto responsable estadounidense en Ginebra.

Disponível em:http://www.elpais.com/articulo/internacional/Iran/potencias/acuerdan/reunirse/nuevo/finales/octubre/elpepuint/20091001elpepuint_8/Tes

Acesso: 01/10/09

Comentários desativados em Irán y las seis potencias acuerdan reunirse de nuevo a finales de octubre

%d blogueiros gostam disto: