Clipping de Relações Internacionais

Brasil frena el choque entre Caracas y Bogotá

Argentina – El País – 29/08/2009.

Los doce países suramericanos miembros de Unasur mantuvieron ayer una tensa reunión en la ciudad argentina de Bariloche para intentar desactivar la crisis provocada por el acuerdo de Colombia de permitir que tropas norteamericanas utilicen siete bases propias.

Los doce países suramericanos miembros de Unasur mantuvieron ayer una tensa reunión en la ciudad argentina de Bariloche para intentar desactivar la crisis provocada por el acuerdo de Colombia de permitir que tropas norteamericanas utilicen siete bases propias. La cumbre puso de manifiesto las profundas diferencias que existen en América Latina, pero finalizó con un comunicado que deja abierta la posibilidad de que el Consejo Suramericano de Defensa, dependiente de Unasur, examine nuevas medidas de confianza mutua. El documento garantiza el respeto a la soberanía de Colombia, como exigía el presidente Álvaro Uribe, pero afirma que “la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede, con medios y objetivos vinculados a objetivos propios, amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación suramericana”.

La cumbre se desarrolló en un clima de alta tensión y tuvo que ser el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, inspirador de Unasur, quien a última hora de la tarde, diera un puñetazo en la mesa, lamentando que la reunión fuera retransmitida por televisión, y exigiendo que terminaran los duros enfrentamientos personales que se desarrollaban a varias bandas, para intentar un rápido acuerdo de mínimos. Su llamamiento no consiguió tranquilizar completamente los ánimos pero tuvo resultado.

La cumbre, que se celebró ante las cámaras por deseo del presidente Álvaro Uribe, no logró ningún acuerdo sustancial: Colombia no acepta que nadie ponga en duda su derecho a firmar acuerdos con terceros países para luchar contra el narcotráfico y el terrorismo, y la mayoría de los países presentes desconfía de que ese acuerdo no vaya a implicar, en realidad, una mayor injerencia militar de EE UU en la región.

En cualquier caso, la reunión implicó algo importante: por primera vez en la historia, los países de América Latina han debatido regionalmente un tema altamente polémico y delicado: la presencia militar de países terceros, un asunto que siempre ha tenido una enorme repercusión en América Latina y que sigue suscitando fuertes polémicas.

El debate tuvo aspectos muy significativos. El presidente brasileño dio la impresión de que su principal preocupación era mantener vivo el organismo suramericano. Ofreció todo tipo de muestras de respeto a la soberanía colombiana, pero no ocultó su inquietud por el uso conjunto de las bases. Lula dejó entrever una de sus grandes preocupaciones: la posición de los “países ricos” respecto a la Amazonía, que comparten varios países latinoamericanos. “Ellos se creen que la Amazonia es suya, pero no es así. Es nuestro problema, y somos nosotros quienes deberíamos reunirnos para tratar los problemas ambientales”, sugirió. El presidente brasileño planteó también la posibilidad de que Unasur solicite una cumbre con el presidente norteamericano, Barack Obama, para debatir el papel de EE UU en América Latina, una iniciativa a la que se opuso Colombia, que recordó que Washington ya esta presente, de pleno derecho, en otro organismo, la OEA.

El protagonista de la reunión fue, sin embargo, el presidente colombiano. Álvaro Uribe intentó presentar el acuerdo que permite el uso de siete bases colombianas por parte de tropas estadounidenses como una simple ampliación de la cooperación militar que ya existe entre los dos países, enfocada en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Leyó una larga lista de acuerdos anteriores y recordó que Colombia ha sufrido enormemente por culpa del narcotráfico y el terrorismo. Reprochó a los otros países latinoamericanos que su apoyo se haya limitado a declaraciones verbales y señaló que Estados Unidos era el único que había ofrecido a su país una ayuda práctica y eficaz.

En todo el discurso del presidente colombiano hubo una sola referencia al contenido exacto del acuerdo con Estados Unidos. “El artículo 3”, afirmó, “establece que las bases no se pueden usar para asuntos internos de otros Estados”, una aclaración que pareció insuficiente a los demás presidentes, según dejaron de manifiesto casi todos los demás oradores.

Tanto el presidente venezolano, Hugo Chávez, como el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, intentaron centrar la discusión, no en las intenciones de Colombia, sino de Estados Unidos. Pidieron a Uribe que facilitara a Unasur el texto completo del acuerdo e insistieron en que las facilidades militares que se conceden en el pacto con EE UU rebasan ampliamente las características de la lucha contra el narcotráfico.

Todo el mundo contuvo la respiración para ver si Chávez y Uribe, que se habían intercambiado largos reproches, aceptaban la momentánea salida de la crisis. La última intervención de Chávez estuvo a punto de lanzar otra vez todo por el aire con una velada acusación de que paramilitares colombianos habían intentado matarle. Uribe exigió pruebas y la temperatura subió muchos grados. Fue entonces cuando Lula dio un simbólico puñetazo, pidió que se acabaran los enfrentamientos y se examinara el documento final, que fue aprobado sin problemas.El texto pide también que se evalúen las implicaciones de un documento militar estadounidense sobre bases militares presentado por Venezuela.

EL MODELO EUROPEO

– Los documentos oficiales definen a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) como una “comunidad política y económica” que integra a 12 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

– La idea original de crear un sistema de integración siguiendo el modelo europeo surge en la cumbre suramericana celebrada en Cuzco (Perú) en 2004, y se va perfilando en reuniones sucesivas en Brasilia (2005) y Cochabamba (2006), hasta cristalizar en Isla Margarita en 2007. Un año después, en mayo de 2008, se firma el tratado constitutivo de Unasur en la capital brasileña.

– El objetivo del nuevo organismo, impulsado por Brasil, es crear un espacio de integración política, económica, cultural y social, que contribuya a fortalecer la democracia y el desarrollo y a combatir la desigualdad, en el respeto a la soberanía e integridad de los Estados. Aspira a ser, igualmente, una instancia de concertación donde solventar los contenciosos regionales.

– De la mano de Brasil, los 12 miembros de Unasur constituyeron el pasado marzo el Consejo Suramericano de Defensa, entidad de cooperación en materia militar y seguridad externa.

– Unasur es visto con reservas por quienes lo consideran otro organismo burocrático más. A su favor destaca el impulso a infraestructuras, como la carretera interoceánica entre Perú y Brasil o el Anillo Energético Suramericano.

– Su intervención fue decisiva para desactivar en 2008 el violento conflicto de Pando (Bolivia), si bien suscitó las críticas de la oposición boliviana, que acusó a Unasur de dejarse instrumentalizar por el Gobierno de Evo Morales.

Disponível em: http://www.mre.gov.br/portugues/noticiario/internacional/selecao_detalhe3.asp?ID_RESENHA=613671

Acesso em: 29/08/2009.

Comentários desativados em Brasil frena el choque entre Caracas y Bogotá

%d blogueiros gostam disto: